21 may. 2013

Niños, no es lo mismo saber engañar a más gente, que ser más demócrata.

Seguramente estaréis extrañados de oír últimamente a muchos señores y señoras decir que van a hacer lo que más les conviene a ellos, porque es lo que hemos elegido todos. Bueno, ellos lo llaman “legitimidad democrática”, porque nosotros les hemos elegido para que hagan cosas, pero no esas cosas.



Es como si me pedís 2 € para comprar cartulinas y papel pinocho para el cole, y cuando el dinero es vuestro os lo gastáis en Invizimals. Sí, tenéis razón, yo os lo dí, era vuestro, santa Rita y bla bla,
 pero no os lo di para cromos.


Tranquilos, sólo era un ejemplo, vosotros nunca haríais eso. Pero los políticos a veces se despistan, por culpa de una palabra muy rara, que significa dos cosas a la vez: democracia.


- ¡Una palabra que significa dos cosas!, ¿quién puede entender eso?


Seguro que vosotros mismos, si os pongo un buen ejemplo.



Primero, imaginaros que en el parque sólo se pudiera jugar a lo que quisieran los más mayores y que los más tramposos nunca dejaran a los demás subirse a los columpios. Qué mal, ¿verdad? Eso NO ES DEMOCRACIA. En cambio, si se juega a lo que queréis todos y se reparten los columpios y las chuches, ESO SÍ ES DEMOCRACIA.

Hasta aquí está claro.

Vamos con el segundo significado.


Ahora imaginaos que hay que nombrar a un jefe de la pandilla, que se tiene que encargar de que todas esas cosas se hagan con democracia. Si al jefe lo votáis entre todos, ESO TAMBIÉN ES DEMOCRACIA. En cambio, si Paquito (que es el más malote) decide que él mismo es el jefe, y al que no esté de acuerdo le suelta un guantazo, pues entonces ESO NO ES DEMOCRACIA. Fatal.


Por eso la democracia está muy bien, pero hay que recordar que son dos cosas:


1.- Democracia es que el jefe de la pandilla sea el que quiere la mayoría.

2.- Y democracia es que el jefe de la pandilla haga lo que quiere la mayoría.


¡¡Qué complicado, normal que los políticos se confundan y se olviden de la segunda!!, que además es la más importante.


Vuelvo al ejemplo del parque, ¿qué pasa si votáis a un jefe de la pandilla y resulta que os ha engañado? Primero os dice que siempre se va a jugar a lo que queráis todos, y cuando sale elegido, resulta que sólo deja jugar a lo que quieran él y sus amiguitos.



Queridos niños, ese jefe no es un jefe democrático, aunque le hayáis votado. Ese es un jefe mentiroso.


Y yo ahora estoy muy triste, porque creo que los políticos piensan que sólo tiene legitimidad democrática quien ha sido votado, que a quien no sabe mentir no le votan, y que por tanto, el más demócrata es el que es capaz de engañar a más gente.


Todo por culpa de una palabra tan difíiiiicil, con dos significados. 


5 comentarios:

  1. plas plas pls plas

    Ay amigo como me gustan estos post tuyos y siento no haber pasado antes a comentar, me chifla y me rechifa.

    Sobre el tema no comento que me altero ya lo sabes me pongo fucsia

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabes qué? A veces veo los comentarios y las estadísticas y me siento un poco solo. Pero cuándo comentas me crezco, y pienso "mejor una, pero una buena".

      Gracias amiga, con muchas ganas de ponerte cara el 8J

      Eliminar
  2. genial ,no podia haber quedado mas clara, la peor mentira es haberlo llamado democracia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuando veo a algunos dirigentes llamar antidemocráticos a los movimientos ciudadanos, mi perplejidad sólo es comparable con mi indignación.

      Eliminar
  3. mi hija empieza a preguntar sobre política... qué difícil !!!
    buscando ideas he dado con este blog....me alegra confirmar que, tanto antes como ahora, Coco sigue aportando respuestas sencillas a pregunta complejas ;-)
    gracias por este granito de arena, a!lgún día llegaremos -o llegaran- a ser Sahara!

    ResponderEliminar