3 feb. 2013

Pintar las paredes


Una de las cosas que más pánico nos da a los padres es que los niños pinten las paredes. Bueno, a los padres y a los Ayuntamientos. Algo enigmático tienen las paredes para que resulten tan tentadoras para unos y tan intocables para otros.

Aunque no comparto el estilo pictórico abstracto de muchos niños de 2 años, tengo que reconocer que los tabiques también me atraen. Son como enormes y provocativos lienzos esperando a que dejes tu impronta en forma de garabato. Muchas veces he sentido ganas de pedirle a alguien con buen trazo, que me tatuase algo chulo en la pared más visible del salón. Pero no me he atrevido.

En cambio hay quien es más valiente, y en vez de pedirles a los niños que no pinten las paredes, se las pintan de arriba abajo. Para gustos hay colores, pero en general es una idea molona. 



(Si os interesa contactar con el pintor, enviarme un mail a ata@nosoynono.es. No es un profesional, pero podemos intentar convencerle).

No hay comentarios:

Publicar un comentario