11 feb. 2013

Esta noche dormí con Bruce Lee

Esta pasada noche, como ya ha ocurrido otras tantas, hemos practicado el colecho involuntario. A una hora indeterminada pero intempestiva, alguien se presentó en nuestra habitación con la intención de hacerse un hueco en mi hueco de la cama, y ante la perspectiva de convertir la negativa en una batalla, accedí sin oponer resistencia.

Hoy me he levantado como si me hubieran dado una paliza. No exagero, me duele todo el cuerpo por haber dormido encogido, por haber tenido que girar sobre mí mismo cada vez que necesitaba cambiar de postura, y sobre todo por haber recibido un cruel baño de patadas y puñetazos. 

Os juro, amigos, que he visto a Bruce Lee moverse menos en escenas de lucha, de lo que se mueve mi hija estando dormida.

4 comentarios:

  1. Esto me suena a mi sábado noche (o madrugada). Yo incluiría la habilidad a estar quedándote dormido y notar un pie entre tu culo.
    Hoy igual, pero hemos hecho un cambio de camas. Ni me acordaba lo que era tener 90*1.90 para mi...

    ResponderEliminar
  2. El cambio de camas es lo más sensato, pero normalmente, a esas horas, mi sensatez está dormida :-(

    ResponderEliminar
  3. jajajaja nosotros colechamos, voluntariamente desde que vimos que ahí en medio 1-no lloraba y 2-yo no tenía que despertarme/levartarme y quedarme helada cada vez que tenía que sacar la teta. Eso sí, ahora tiene cuatro meses y es un retaco en la cama, el día que empiece a dar patadas ya veremos :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. el ser del que yo te hablo tiene 3 años, pero el problema no es de edad, ni siquiera de tamaño, el problema es lo que en física se conoce como "movimiento continuo"

      gracias por pasarte ;-)

      Eliminar