15 ene. 2010

“No quiero yogur, quiero postre”

Esta frase no la pronunció un afamado cocinero, ni un crítico de la Guía Michelín, ni el insigne experto encargado de la sección restaurantes/ gastronomía de un periódico nacional. Ha tenido que ser un niño de casi tres años, el que con sutileza pero contundencia asesta un golpe directo a la línea de flotación del “menú system” establecido: el yogur no es postre (y aunque no lo dice, la pera tampoco).

"No quiero yogur, quiero postre". Esta aseveración sin concesiones debería suponer una llamada de atención a todos los regentes de bares de menú para que reconsideren su actitud, y entiendan que natillas, flan y helado SÍ, pero yogur natural y pera NO.

Queda abierto el debate de la macedonia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario