21 mar. 2013

Niños, no es lo mismo crear empleo, que acaparar empleo.

Seguramente estáis algo confundidos, porque a menudo escucháis a señores avaros y egoístas presumir de que crean empleo. Deberíamos estarles muy agradecidos y celebrar su existencia, pero hay algo en sus coches, en sus mansiones, en sus clubs, en sus amistades y en sus cuentas en paraísos fiscales que no encaja, y que les hace parecerse más a mafiosos sicilianos que a buenas personas preocupados por los demás, ¿a que os pasa?

Esta confusión es comprensible y voy a tratar de ayudaros a salir de ella. Lo primero y más importante es distinguir entre crear empleo, y acaparar empleo. Porque muchos de los que presumen de crear empleo para los demás (quizás los que más presumen de ello), en realidad sólo acaparan empleo y riqueza para ellos mismos.

¿Lo entendéis? No es fácil pero yo os lo explico. Os pongo un ejemplo. Imaginaos que en el parque hay un niño que tiene 4 pelotas y el resto no tenéis ninguna. Lógicamente, la única manera de jugar a la pelota es llevarse bien con ese niño, y todos os sentiréis agradecidísimos cuando ese afortunado tenga a bien dejaros pegar un par de chutes a puerta. ¿Pero a que todo sería mejor si hubiera más niños con pelota?

Pues en las cosas de mayores pasa un poco lo mismo. Imaginaos un pueblo en el que hay 10 pequeñas tiendas de ropa, porque es lo que se corresponde con el tamaño y necesidades de ese pueblo. Imaginaos que cada tienda tiene su dueño, algún empleado, y a su vez trabaja con una pequeña gestoría, contrata la cartelería a una imprenta local, compra género a diversos representantes, etc.

Imaginaos ahora un pueblo del mismo tamaño, en el que en vez de 10 tiendas hay una sola, suficientemente grande para servir la ropa de todo el pueblo, y que pertenece a un único dueño “benefactor”, que da trabajo a 5 o 6 empleados. Lo que probablemente ha conseguido con la complicidad de las autorides locales. Como lo tiene todo junto, no necesita más empleados. Además centraliza todos los servicios de gestoría, comunicación, compras, etc. Y como es la única tienda del pueblo, puede poner los sueldos que quiera, porque los dependientes profesionales no tienen donde elegir.

Ahora fijaos bien, que os voy a hacer una pregunta muy importante, para ver si lo habéis entendido: teniendo en cuenta que en el primer pueblo hay más gente trabajando para las tiendas, con sueldos más dignos que en el segundo, ¿es realmente el dueño de la tienda grande un “creador de empleo”, o un “acaparador de empleo”?

Niños, pensadlo bien antes de contestar, y de arrodillaros y de alabar a egoístas caraduras.

2 comentarios:

  1. Plas plas plas plas, con lo lerda que soy para entender las cosas y lo requetebien que me lo explicas tu con tus sesiones de Barrio Sesamo.

    A sus pies!!!

    Enlazado para el #viernesreivindicativo de Marea fucsia, eres un filón!!! ;-)

    ResponderEliminar
  2. Muy clarito.
    Ahora sólo falta que algún iluminado lo entienda. Pero quizá el lenguaje es aún demasiado complicado...

    ResponderEliminar