5 mar. 2013

Balance literario de 2 meses (pa quién pueda interesar)

Me puse como propósito para 2013 leer UN libro. Quienes tengan críos en edades similares a las de los míos entenderan la ambiciosidad del objetivo. Pero el año ha comenzado mejor de lo que pensaba, y ya he cumplido mi propósito con creces.

Os dejo aquí unos comentarios abosolutamente subjetivos sobre lo leído en estos dos primeros meses, por si a alguien le interesa.

Una misma noche (Leopoldo Brizuela)
Demasiado argentino… a ver, lo que quiero decir es que las reflexiones psicológicas tienen una presencia poco sutil y demasiado forzada. La novela promete acción y suspense, pero la trama se convierte en una eterna promesa (como los programas de Sálvame) que no se termina de concretar.

El tipo se come demasiado el coco y me lo comió a mí, que me perdí en sus elucubraciones.

Veredicto: se puede leer.
Una palabra: Pretencioso
Curiosidad: el protagonista es un escritor.

Recuerdos (David Foenkinos)
El gran descubrimiento. Si me preguntáis de qué va no sabría qué decir, porque en realidad no va de nada en concreto. La trama es casi lo de menos. Cosas que le ocurren al protagonista. Su vida. Pero entrelazadas con una sensibilidad y naturalidad exquisitas.

Fácil de leer pero con mucho más fondo que otras novelas aparentemente más pretenciosas.

Veredicto: recomiendo leer
Una palabra: delicioso
Curiosidad: el protagonista es un escritor.

El evangelio según Jesucristo (José Saramago)
Saramago es muy grande y ésta es una Obra con mayúsculas. Una reflexión sobre el sentido de la vida y el bien y el mal. Por supuesto, no hay nada polémico ni que escandalice, salvo a patanes, a quienes tampoco les recomiendo leer otra cosa que no sea Harry Potter.

Cuesta cogerle el tranquillo a la continua encadenación de subordinadas tipo: Aquel hombre, que estaba allí, porque había llegado, lo que suele ocurrir cuando uno se dirige, por voluntad propia o, quién sabe si dejándose llevar por los designios del destino, hacia algún sitio, sacó un pan de la mochila (todo para decir que aquel hombre sacó un pan de la mochila).

Y también confunde al principio su peculiar forma de puntuación, en la que renuncia a los guiones típicos de los diálogos, y los encadena con comas. Pero superada la torpeza inicial, lo leí con fervor.

Un acercamiento novelado a la interesante figura histórica y mítica de Jesucristo. Por supuesto ficticio, pero no más que cualquiera de los evangelios.

Veredicto: imprescindible
Una palabra: denso

Los crímenes de un escritor imperfecto (Mikkel Birkegaard)
Novela policiaca con ambiciones de best seller. Parte de una idea original y no se anda por las ramas. Vamos, que no es literatura profunda pero entretiene. Confieso sin desvelar, que el final no me gustó.

Veredicto: pa pasar el rato
Una palabra: tramposo
Curiosidad: el protagonista es un escritor.

Jesús me quiere (David Safier)
Efectivamente, segundo escritor de nombre David… y segunda aparición de Jesucristo. Pero en este caso la profundidad se torna banalidad, y si en vez de Jesucristo hubiera sido un antepasado de Paco Clavel, la cosa no cambiaría mucho. En realidad no estoy legitimado para hacer estas críticas, porque cuando llegué a la página 79 me dije, “qué coño hago yo leyendo esta tontería”. Y lo dejé.

Veredicto: No sigo “Sex in the City” ni “Anatomía de Grey”, pero imagino que es el mismo rollo.
Una palabra: Adolescente
Curiosidad: el protagonista es un escritor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario