8 jul. 2013

La chica de Legálitas: historia de una traición


Actualización: Legálitas rectifica y me devuelve la cuota.

El otro día hablé por teléfono con una chica de Legálitas. Fue una conversación como las que tienen los amantes, intensa, llena de emociones y altibajos, plagada de reproches y reencuentros. Pero al final, la chica de Legálitas me dejó con un palmo de narices. Me pregunto cómo hubiera terminado todo si la chica de Legálitas fuera simplemente “la chica”.

Os pongo en antecedentes. Legálitas se llama así, y no Éticas, por algo. En los últimos meses no tenía más contacto con ellos que las llamadas comerciales ofreciéndome nuevas coberturas, y que sólo servían para darme cuenta de que el servicio por el que estaba pagando no incluía dichas coberturas.

- Buenos días, por ser nuestro cliente chupi queremos ofrecerle la nueva cobertura legal para asuntos de Tráfico. Son sólo x€/mes más.
- Anda, pues yo creía que con lo que pago me prestaban asistencia legal sin distinguir asunto o contrincante.
- Bueno sí, pero es que precisamente lo de Tráfico va a parte…
- Ah! (intúyase aquí mi cara de tonto)

El caso es que ya no me merecen la pena porque es básicamente un servicio de consulta, y si al final hay algún asunto que requiere apoyo legal serio, acabas teniendo que pagar a un abogado igualmente (aún sigo esperando que Vodafone, por poner un ejemplo, me devuelva el dinero que me debe). Así que cuando el banco me ofreció un servicio de asesoría jurídica aproveché la última de esas llamadas comerciales para decirles que me quería dar de baja. Pero como faltaban aún unos meses para renovar el contrato, la comercial (muy hábilmente) postpuso la gestión para cuando llegase el momento. ¿Estará “grabada esta llamada para mejorar el servicio”? Pa mí que no.

Cuando llegó el momento de renovar, se me olvidó y así descubrí que Legálitas son unos pillos:

1.- Primero porque no te avisan.
2.- Y segundo porque los muy cucos te lo cargan en la tarjeta de crédito, de tal forma que si has olvidado comunicar la baja (como fue mi caso), ya no hay forma humana de solucionarlo o de devolver el recibo.

Bueno, “sí hay forma humana”, pensé: tan sencillo como llamar y contarle a algún humano que me quiero dar de baja, que perdonen mi despiste, que correría con los gastos de la devolución incluso con el mes en curso. “Después de todo, sólo han pasado unos días y en los últimos meses no he utilizado para nada el servicio”.

Y así fue como llamé. Primero al 91 837 38 14, pero allí me dijeron que tenía que llamar al 902… esto debió darme una pista de la clase de chica con la que iba a hablar, y de que quizá su atención no iba a ser del todo sincera y desinteresada. Pero como yo sigo creyendo en la gente, llamé al 902.

Tras unos minutos de entretenimiento me pasaron por fin con la chica de Legálitas. Su voz era muy agradable, no voy a decir que tenía un tono cantarín, pero me la imaginaba guapa, educada y sonriente al otro lado de la línea. Eso me hizo pensar que todo iba a ser tan fácil como debería ser y que no habría ninguna pega, tan solo las gestiones y comprobaciones de rigor.

Después de todo, cualquiera que tenga un negocio o que haya trabajado para clientes sabe que las devoluciones son comunes y que mientras no te supongan ningún coste, es perfectamente natural y factible anular un pedido, un contrato o una suscripción. Y más fácil aún para Legálitas, supuestamente expertos en solucionar problemas mucho más gordos (ja).

Pero lo primero que me dijo la chica de Legálitas me dejó helado:
- Es imposible.
- ¡¿Imposible?! Pero si es muy fácil – dije, pensando que en realidad no me había entendido bien.

Poco a poco me fui dando cuenta de que con “imposible” lo que realmente quería decir era “no me da la gana”. La chica de Legálitas es así, que te dice las cosas de una manera más suave para intentar no herirte.

Pero como una cosa son las cosas del querer y otra cosa son las cosas del poder, y yo no quiero regalarles casi 20€/mes a cambio de nada, insistí: "¿cómo que no se puede?"

Entonces la chica de Legálitas utilizó la típica y conocida estrategia del reproche:

- Tenías que haberme avisado antes.
- ¿Quién lo ha dicho?
- Está en nuestro contrato.
- ¿Qué contrato?
- El que está en mi web…

No me lo podía creer. Le estaba diciendo que quería dejarlo porque no estaba contento con ella, y ella me contestaba que era imposible, que teníamos que seguir un año y que todo era CULPA MÍA por no haberla avisado con tiempo.

Yo estaba muy dolido y entonces le eché en cara ese tipo de cosas que se echan en cara cuando uno está dolido y que no hacen más que empeorar la situación:

- ¡Sí, será culpa mía, pero tú tampoco eres una santa!, porque ya sabías que no estaba a gusto y deberías haberme avisado – estaba enfadado y le solté todo lo que llevaba dentro – Desde que estamos juntos nunca me has enviado facturas, sólo me llamas para intentar sacarme más dinero, y lo de cargármelo directamente a la tarjeta para que no pueda devolver el recibo demuestra muy mala leche, ¡esto lo tenías planeado desde el principio!

Todo este tipo de cosas las fui diciendo sin darme cuenta de que estaba hablando con un 902 y de que la llamada la pagaba yo.

La chica de Legálitas siguió manejándome a su antojo: a veces se hacía la ofendida, otras intentaba hacerme sentir como un idiota, como si lo que le estuviese pidiendo fuese surrealista y yo haría el ridículo delante de todos nuestros amigos; a veces me doraba la píldora, e incluso llegó a regalarme un descuento sobre lo ya abonado (demostrándome así que no era IMPOSIBLE hacer una devolución).

Pero no movió un ápice su postura, que ahora, fríamente, la puedo resumir de la siguiente forma: “en algún sitio, lo suficientemente visible como para que quede constancia legal, está escrito que tienes que avisar con x tiempo de antelación. Cualquier otra consideración con respecto a las formas o la subida de precio te va a salir caro removerlo. Y como ya has pagado y el dinero es nuestro, te jodes y te aguantas. Legalmente tenemos la sartén por el mango (llama a Legálitas para que te echen una mano si quieres jajaja) y moralmente nos la trae al fresco que no quieras seguir con nosotros. Donde estén unos cuantos euros que se quite una persona contenta”.

La sensación con la que me quedé era la de que me estaba tomando el pelo. Como cuando en un bar de menú a 9€ te cobran 15 por la cerveza (lo pone en la letra pequeña, por la parte de atrás de una carta que está debajo de los periódicos de la barra). O como cuando tu hijo mayor le hace un amago de bofetada al pequeño, éste llora, y el mayor dice riéndose cínicamente “no le toqué”.

Sí, ya sé que el despiste legal es mío, pero no me avisas, no me envías factura… y sobre todo, si te estoy diciendo que no quiero seguir con lo nuestro, ¿por qué te empeñas?, ¿no ves que es una relación dañina?

Pero lo peor de todo es que todo eso me estaba pasando con ella, la chica de Legálitas, ¡mi chica de Legálitas!

Estoy seguro de que si mi chica se va a la calle (no te confíes reina, puede ser cualquier día) y monta su propio negocio, no sé, un pequeño restaurante rural en su pueblo o una tienda on line de productos caseros, su comportamiento será completamente diferente. Casi apostaría a que haría todo lo contrario y que sería de las que te avisa cuando pides de más, aunque ella salga perdiendo, o de las que te aconseja la mejor compra, aunque sea de menor cuantía.

Seguro que correría con los gastos de cualquier mal entendido, y el “la culpa es tuya” lo cambiará por “ha sido mi error”, incluso en los casos en los que el despiste es claramente del cliente y a ella le cueste dinero.

Seguro que ella es así y lo transmitiría con su propio negocio. En cambio, trabajando para terceros descarga la responsabilidad de su inmoralidad en la compañía y se va a casa tan pancha.

También me pregunto si la chica de Legálitas participa en otras actividades sin cobrar fuera del trabajo, o si tiene un blog y está muy orgullosa de hacerlo todo “desinteresadamente”; y si se siente éticamente por encima de los que andamos por ahí con nuestros negocios, a la pesca.

No lo estás reina, no lo estás ni de lejos.

En cuanto a sus jefes y accionistas, o quienes quiera que sean los responsables de contagiarle esta actitud tan miserable a la chica de Legálitas, sólo les deseo que todo el dinero del mundo que logren amasar no sea el suficiente para llenar otros vacíos en sus vidas, y que vivan con la tensión y el colesterol por las nubes.

45 comentarios:

  1. Seguro que tiene que haber una manera pero claro... Qué ladrones, sinvergüenzas

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He hablado con el banco y nada, como mucho se puede hacer una reclamación a través de VISA, pero con pocas o ninguna posibilidad. Sinvergüenzas es el mejor término, porque a mí me daría verdadera vergüenza hacer lo que ellos han hecho.

      Eliminar
    2. Aunq parezaca mentira si tienes un contrato y en el contrato.te pone qla baja la tienes que tramitar en ese plazo tienes q llamar en ese.plazo tachar de ladrones por q tu no t acordaras d llamar es una manera facil d exarle la culpa a otro x tu error.el.problemas esq pensamos q podemos.darnos d.baja cuando queramos y no es asi x ley servicios y seguros de 1 a 2 meses asiq dejemos de criticar tanto y hagamos las cosas bien y si no.las haces culpa tuya

      Eliminar
    3. Chico o chica anónimo, que la culpa es mía creo que lo he puesto varias veces en el texto, incluso en mayúsculas. No va de eso el post.

      Lo que opino es que no tiene sentido mantener a un cliente que no quiere seguir siéndolo, aunque se haya despistado, especialmente cuando no tiene ningún coste anular dicha alta.

      - Camarero, habíamos pedido un chuletón de segundo, pero con el cordero nos hemos llenado, ¿podríamos anularlo?
      - Sin problema, aún no estaba en el fuego.

      Tan sencillo que no sé como algunos os cuesta tanto entenderlo.

      Hagamos las cosas bien también en Internet y tratemos de entender los post antes de comentar, especialmente de forma anónima.

      Eliminar
  2. Bueno, habrá que esparcir la historia por ahí... a ver si los 240 euros que quieren rapiñar ahí les terminan saliendo algo más caro.

    Lamentable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De eso se trata. Ellos además son un oligopolio innecesario (hasta que algún gobierno afín obligue o recomiende contratar servicios jurídicos, que ya me lo creo todo), así que de algo servirá que la gente conozca la catadura moral de la empresa.

      Eliminar
  3. Esto... ¿cómo que no avisaste? Avisaste claramente en aquella comunicación comercial en la que solicitaste darte de baja, y la operadora postpuso la gestión para cuando "llegase el momento". Pero avisar avisaste, con todas las de la ley.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      independientemente de que vete tú a saber cuándo y con quién, probablemente fue una una aseveración muy vaga, para terminar una conversación que no me interesaba. Por ahí llevan las de ganar.

      Lo que es impresentable es el estilo tan cutre y rastrero, una vez que les digo que me quiero ir.

      Eliminar
  4. Hola,

    Cualquier condicion de contrato que solo este en la web, es ilegal, por tanto, nulo: normativa europea, asi que asesorate bien, utiliza los buscadores, a ver si lo encuentras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que haya algún resquicio, incluso también por el tema de la subida arbitraria del precio (ahora pienso que el "amable descuento" que me han aplicado es para cerrar esa vía de reclamación), pero como bien sabes tú y mejor ellos, la justicia en este puñetero país está diseñada de tal forma que para determinadas cantidades sale más barato joderse.

      Buscaré de todas formas. Gracias por pasarte y comentar.

      Eliminar
  5. ¿Sabes que en un pago 'on-line' (sin tu firma) en la tarjeta tienes hasta 30 días para devolverlo?

    Si aun no ha pasado el plazo, llama al banco y pide que te lo retrocedan.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      llamé a Visa y a mi banco cuando me enteré, que habrían pasado 20 días, y si existe la opción que dices, a mí no me ofrecieron. Quizá no se considera un pago on line, para mí que estos puñeteros lo tienen todo bien pensado y atado de antemano, ¿cuántos clientes que no quieren serlos tendrá ahora mismo Legálitas? Estarán orgullosos.

      Saludos,

      Eliminar
  6. Animo y a dar caña. Pasa de lista de moros, de amenazas y no pagues.
    Llegó la hora de la "intifada" que los consumidores,

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es el problema, que como los muy listos pasan el cargo a la tarjeta de crédito, y el estracto de llega a fin de mes, cuando te enteras es demasiado tarde. Llamarles pillos es llamarles poco.

      Eliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. ¿Como has podido hacerle eso a tu chica?

    Deberías dar de baja tu tarjeta de crédito (por extravío, se me ocurre) y volver a intentarlo con ella para cuando caduque tu suscripción al "servicio". Estoy seguro de que si ella te quiere te llamará para preguntarte por su dinero...

    No olvides compartir con nosotros tus risas.

    ResponderEliminar
  9. Seguro que no puedes devolver el pago, aunque sea por tarjeta? Si es imposible, entonces utiliza legálitas para denunciar a Legálitas, a ver qué pasa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En teoría podría hacerlo, pero como sean tan eficaces como con otros asuntos, ni contra ellos mismos conseguirían algo.

      Eliminar
  10. Pues nosotros íbamos a contratar a Legalitas para nuestra empresa.

    Y con íbamos quiero decir ÍBAMOS.

    Muchas gracias por compartir tu historia y ahorrarnos calentamientos de cabeza.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me alegro y me parece justo.

      No os perdéis nada, es como tener un primo abogado, al que de vez en cuando le puedes hacer consultas sencillas (cosas que muchas veces encuentras en Internet).

      Eliminar
  11. Los pagos con tarjeta en los que no hay firma, como es el caso, se pueden devolver.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso me dicen también más arriba, pero hablé con Visa y con el banco, y no me dieron solución. Investigaré más.

      Eliminar
  12. utiliza a legalitas ...para denunciar a legalitas por estafa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como ya he comentado más arriba, me temo que ni contra sí mismos iban a resultarme eficaces...

      Eliminar
  13. La primera vez que contrataste lo hiciste en sus oficinas? En ese caso, firmaste un contrato? Si el contrato prevee una reconducción tácita y si no lo rescindes en el plazo previsto se renueva por un año. Es una vergüenza porque se aprovechan de nosotros pero es legal. En Francia, por ley deben avisarte antes del plazo para que puedas rescindir el contrato si no quieres seguir. Pienso que es una medida buena. La señorita de Legalitas es una comercial robot, son todas igual y son infranqueables !
    Siempre puedes pedir la hoja de reclamaciones en una oficina o mandar un email a la oficina del consumidor solo por molestar.

    Lauraenparis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Laura,

      nunca estuve en sus oficinas y seguro que es todo muy legal, no me cabe duda. Así que tengo pocas posibilidades de conseguir nada. Por lo pronto ya he pedido la baja para el año que viene, y tengo el email de confirmación!!

      Lo que me queda es intentar tomármelo con humor y escribir la experiencia "dramatizada" en un post, para que al menos los que me leen no caigan en mi mismo error.

      La "chica de Legálitas" es en realidad un personaje que simboliza a muchos otros, que cuando trabajamos para terceros somos bastante menos escrupulosos que cuando lo hacemos para nosotros mismos.

      Gracias por comentar,

      Eliminar
  14. Menuda historia! Gracias por hacerla pública. La OCU tampoco puede hacer nada? Hoja de queja y reclamaciones, que este post les llegue... Pagar un mes te obliga a una permanencia de un año? Un tanto abusivo, no? Estoy con quien propone retroceder los próximos recibos, tras buscar la letra pequeña de ese contrato y comunicarles por escrito tu baja. Y sólo por reírme les pondría una reclamación a través de ellos mismos!
    Ánimo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No he pagado un mes, es la anualidad entera. Se paga una vez al año :-(

      Lo cierto es que legalmente dudo que se pueda hacer nada, ni siquiera a través de ellos mismos (se quedarían de piedra ;-P), además no me importa reconocer que es un error mío.

      Pero chica, me parece una actitud fea. Mi baja no les supone ningún gasto y quien sabe si en el futuro volvería a contratarles. Ahora no solo no lo haré (ya he pedido la baja para el año que viene), sino que me va a costar hablar bien de ellos.

      Gracias por pasarte ;-)

      Eliminar
  15. Como quieras. Peor para tí...

    ResponderEliminar
  16. El pago por Visa SÍ se puede retroceder, y hay varias formas. Una es que en tu banco se avengan sin más. Yo lo hice con un pago de Mapfre, por una renovación de un seguro del que avise a mi corredor VARIAS VECES que no quería renovar, y el caso es muy parecido al tuyo: avise con mucha antelación y me dijo que se lo recordase cuando estuviera más cerca de la fecha, pero yo SÍ avisé. Aún y así, me cargaron el importe. Fuí al banco, expliqué el caso, primero se mostraron reacios (les supone tiempo, rellenar formularios por ordenador, etc.), hasta que se me hincharon las pelotas y les dije que mi dinero es mío y hago con él lo que me sale de las mismas. Y si no quiero pagar algo, no lo pago y punto, y más si es un caso de cuasi-estafa. El banco tuvo que buscar un "motivo", de un listado que les da Visa, para la devolución, en el formulario de reclamación, ya que tiene que haber un motivo concreto, no lo que se les ocurra. Al día siguiente, llamadita de Mapfre informándome de que había devuelto el pago, etc. Les expliqué el motivo, les dije que eran unos inútiles y ahí quedó todo, pero NO PAGUÉ NI UN DURO.

    Otra es que declares la tarjeta como extraviada desde una fecha anterior al cargo, de ese modo se cancelan todos los cargos que tu no reconozcas. Que te informen en el banco, que SÍ SE PUEDE ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, en el banco me propusieron realizar una reclamación a Visa, pero mis argumentos son débiles, porque como yo mismo reconozco que no avisé. Si a todo esto unes que me ha coincidido con una mudanza y cambio de ciudad, al final he dado mi causa por perdida. Y por supuesto, ya tengo el mail de confirmación de baja para el año que viene, para que no haya despistes.

      En fin, es más un tema de ética, del que por un lado me quejo y por otro me deja perplejo: si lo hacen las operadoras de telefonía, que no te quedan más pelotas que contratar a una de ellas, tienes que tragar, ¿pero Legálitas?, ¿quién necesita realmente Legálitas? Con esta falta de sensibilidad, en 4 días se quedan solos.

      Gracias por contar tu experiencia aquí,

      Eliminar
  17. Supongo que la señorita de Legalitas no sabe eso de que un cliente satisfecho se lío cuenta a 7 y uno insatisfecho a 70, bueno, vale tu te has pasado esa cifra, jajaja.

    Te digo lo mismo que te han dicho ya, los pagos se pueden devolver y yo abriría una reclamación en consumo.

    Gracias por contarlo, ya se donde no acudir

    Suerte

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Vaya que si las he pasado... de repente veo algo raro en el escritorio de blogger (que sabes que ponen unas estadísticas), y entro en analytics para comprobar: alguien lo ha subido a Menéame y han venido más visitas que en toda mi vida internáutica junta.

      Y aunque el tono irónico y dramatizado de mi blog personal está un poco fuera de contexto en Menéame, ha generado cierto debate entre los que directamente piensan que soy un tonto analfabeto que no sabría ni comprar el pan sin que me engañen, y los que piensan que hasta los tontos analfabetos tenemos derecho a ser tratados con respeto ;-)

      En cualquier caso, nada bueno para Legálitas.

      (si tienes alguna duda legal que no te importe no resolver, ya sabes, tengo un año de Legálitas...)

      Eliminar
  18. NO entro en mi asombro y no del post sino de los comentario y visitas, que variedad de público tienes hoy amigo.... me alegro.

    Yo para estas cosas soy muy visceral,normalmente suelo terminar a grito pelado con la chica del otro lado y a insulto limpio. Suelo ir al banco de cabecera y suelo anclarme con mi peor humor hasta que conseguimos devolver el recibido y luego amenazo hasta con mi vida. Soy de un radical para estas cosas, pero es que me da un por saco que no respeten y timen a los consumidores de aupa... A ONO lo tuve 5 meses dando por saquillo hasta que paso por el aro y mando factura etc.. donde justificar sus peticiones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo peor de todo es que no es nada extraño. Te lo hace un restaurante o la tienda de la esquina,y se quedan solos a los 2 meses, pero este tipo de grandes compañías nos tienen más que acostumbrados a la falta de sensibilidad.

      Allá ellos y sus carteras.

      Eliminar
  19. Seguro que esa chica de Legálitas antes era mi chica de Timofone o la chica de Vomistar de otro...

    Nada, como por aquí te han dicho tantas cosas, suerte que no lo dijiste lo mismo de aquel anuncio cuando te dijo imposible: Impossible is nothing!

    Ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La chica de Legálitas en realidad somos muchos, incluso lo fui yo mismo. Cuando trabajas para terceros descargas la culpabilidad en ellos. Recuerdo, por ejemplo, que cuando trabajaba en la agencia era bastante más severo con los proveedores, les daba caña porque a mí me la daban por otro lado. Ahora, en cambio, soy mucho más sensible y la relación es otra.

      Curiosamente parece que está a punto de arreglarse, porque alguien me retuiteó mencionando a Legalitas, y lo que el departamento de atención al cliente no pudo solucionar, lo van a conseguir los responsables de las RRSS. Quién lo iba a decir. Os lo confirmaré cuando esté todo cerrado.

      Un abrazo,

      Eliminar
  20. Una amiga trabaja allí y tiene blog (anónimo, claro). Si, la pobre lo utiliza para poner sus cosas y, de vez en cuando, verter su amarga experiencia en ese puesto de trabajo. Resiste como puede frente a la presión de los jefes tan solo por dar de comer a su hijo y está en el filo de la navaja un día sí y otro también. Procura ser sincera cuando le preguntan pero dentro hay un "gran hermano" que les escucha y echa la bronca si no son agresivos. Los ejecutivos deben ser unos mafiosos de aupa. No creo que sea ella quién te atendió pero apostaría algo a que sufre lo mismo que mi amiga. Por favor, no vuelques en ella tu justificada frustración y rabia, no personalices pese a ser esa persona con quién discutiste. Podía haber sido mi amiga o cualquier otra persona. En estos tiempos tan oscuros, en los que no sabemos si al día siguiente seguiremos teniendo para subsistir, ejemplos como el que cuentas desde tu punto de vista y el que escribo desde la cercanía a una persona que está dentro, demuestran la sordidez, infamia y putrefacción de muchas empresas e instituciones. Ánimo y sigue peleando por lo que es justo, aunque los de Legálitas desconozcan el significado de esa palabra.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La "chica de Legálitas" no es nadie concreto, no tiene nombre ni cara, y puede ser cualquiera o no ser nadie. Y como es evidente, se trata de un post dramatizado e irónico. La conversación no fue exactamente así, pero es interesante ver (y yo mismo he caído en la trampa) que cuando trabajamos para terceros nos importa menos la carga ética de lo que hacemos.

      Y no sólo los servicios de atención al cliente, también los policías que cargan contra manifestantes, los abogados que defienden a las grandes empresas, o los vendedores que colocaron las preferentes de Bankia... la gran mayoría son, somos, buenas personas, pero cuando estamos en un entorno laboral con presiones, nos volvemos más "cínicos", incluso nos sentimos a gusto y orgullosos, porque estamos haciendo bien nuestro trabajo.

      Sobre eso va el post. El caso de Legálitas es sólo la anécdota que lo desencadena.

      Eliminar
  21. Yo creo que, si tienes interés en reclamar, la mejor opción es ir a Arbitraje de Consumo, o hacer una denuncia en Consumo. El problema de los pagos con tarjeta es que una vez pagados, no se pueden devolver así como así, se necesita un motivo fundado y unos hechos probados, y muy posiblemente tu contrato con Legalitas les autoriza a hacer esos cargos contra tu tarjeta. Y ahí ni el banco ni Visa pueden hacer gran cosa.

    Pero si Legálitas está adscrita al arbitraje de consumo (lo desconozco) podrías reclamar por ahí. El plazo es de un mes, así que creo que estás a tiempo.
    Otra opción es hacer una denuncia ante consumo. No te solucionan tu problema, pero quizás sí, indirectamente. Consumo no se dedica a solucionar los problemas de los consumidores, pero sí a sancionar a quien abusa de los consumidores.
    Tanto en el caso del Arbitraje de Consumo, como en la denuncia a Consumo, los argumentos legales que yo veo son dos:
    - Subida de precio abusiva - ningún contrato puede estipular que la subida de precio será la que les de la gana, sin preaviso previo
    - Abuso en la baja de servicios. Es desproporcionado el cobro de un año de servicios cuando al mes pretendes darte de baja. Aunque lo ponga el contrato, es una condición que es discutible que sea legal, sobretodo cuando se trata de un servicio que se practica de manera muy puntual y cuyo cese no le supone gran perjuicio

    Espero te sirva de algo. No todo lo que pone un contrato, porque lo ponga el contrato, es legal. Sobretodo en temas de consumidores y usuarios.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola,
      como bien dices, mis posibilidades son pocas, básicamente porque lo primero que he hecho es reconocer abierta y públicamente que el error es mío. Agradezco tus propuestas, pero tal y como funcionan las administraciones públicas y la justicia, creo que me iba a costar más tiempo y dinero que el que ganaría. Simplemente me quejo de la falta de sensibilidad de la compañía, y reflexiono sobre cómo cambiamos muchas personas cuando trabajamos para terceros.

      La sorpresa positiva es que alguien se ha hecho eco de este post (primero en Meneame y luego en Twitter) y desde Twitter Legálitas me ha prometido resolverlo.
      Ya os contaré.

      Gracias por pasarte por aquí y comentar.

      Eliminar
  22. Hola guapo, a ver, te cuento. Primero ves a tu banco y les dices que te han mentido, que si puedes rechazar un pago (autorizado o no por ti) y que cargado a tu cuenta y que se busquen la vida para arreglar ellos el tema con visa o con mastercard o con quien quieran. Ellos son tu banco, tu tienes tu cuenta allí y son ellos quienes deben solucionarte el problema (de paso solicitas en tu banco que te soliciten autorización via sms para cualquier cargo através de tarjeta - activación del 3D secure).

    Segundo, efectivamente tu has comunicado a una persona de leglitas que te querias dar de baja quien te informo que se contactaría contigo desde legalitas para hacer la baja cuando finalizara el contrato, que si tienen dudas consulten las gravaciones realizadas el dia de "autos".

    Ya estás llamando al 91.... y que te pasen con su departamento de bajas, que no piensas seguir hablando con una máquina, tienes derecho a que te atienda una persona, y les explicas que les vas ha tener que denunciar porque han ordenado un pago a tu tarjeta de credito que tu no has autiorizado y que como quieren hacerlo.

    Y para acojonarles del todo les vas ha indicar que quieres ejercer tu derecho de baja de tus datos, ya que no quieres continuar manteniendo una relación comercial con ellos, según indica la LOPD.

    Si con todo esto no consigues darlo de baja no se que más decirte amigo.

    Si, que no pienso contratar sus servicios





    ResponderEliminar
  23. Pues yo quería contratarlos para mi comunidad....he quedado de llamar el lunes pero ya tengo mis dudas. ...creo q exijire un contrato por escrito antes de dar el número de cuenta. ....... q opináis ????

    ResponderEliminar