17 jun. 2013

Yo también me vendo a una marca

Es el tema de moda después del 8J, y de ahí mi sincera aunque innecesaria confesión: yo también quiero el dinero y la fama (al menos el dinero para vivir tranquilo y la fama de persona honrada), así que me entrego al SEO y me vendo a una marca.

Me doy al SEO pero sin obSEOsionarme, simplemente repartiendo ordenadamente palabras clave, negritas, categorías, etiquetas y urls amigables. Hasta ahí llego.

Y la marca a la que me vendo es, obviamente, la mía (venga esos abucheos).

Hoy he publicado en El Patuco Feo (el blog de Noñoño) el primero de una serie de posts sobre canastillas y regalos para bebés, a ver si logro que alguna vez, cuando hagáis la búsqueda en Google, no salgan todas esas páginas similares, que provocan subidas de azúcar glass.

Eso sí, el modo “coña” lo mantengo en posición on, porque aunque Google no tiene sentido del humor y no valora los chascarrillos, sé que vosotros sí y a mí me motiva.

He hecho una lista de términos y he etiquetado y nombrado fotos hasta donde he sabido. He buscado links, autolinks, casi casi hago un plan de publicaciones (pero prefiero dedicar el tiempo a escribir que  a planificar lo que quiero escribir). Antes de todo eso, es importante decirlo, hemos hecho una ropa estupenda, un libro divertido, unas tazas muy originales y una presentación práctica y resultona. Pero ahora no estamos hablando de ESO, estamos hablando de SEO, que tiene las mismas letras pero en diferente orden.

Así que por mi parte he cumplido, ahora sois vosotros, amigos-as, quienes tenéis que darle sentido a todo este esfuerzo, visitando el blog de Noñoño, clicando el G+1 y el compartir en Facebook y Twitter hasta que os sangren los dedos. Os estaré eternamente agradecido. 

 Fin (¡ah no, que me falta una foto!).

Ahora sí. Fin.

2 comentarios:

  1. Jajaja eso es marketing y lo demás son chorradas, suerte amigo , por cierto son aprensiva lo de hasta hacer sangre lo veo complicado....

    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Es una nueva modalidad de marketing: el marketing pedigüeño. Suena un poco cutre, pero espera que le encuentre un nombre en inglés.

    Bss

    ResponderEliminar